Cargando
Economía

¿Cuándo se transformó Colombia en una economía cafetera?

Por Habemus

Publicado el 30 de Agosto de 2021.

Durante más de un siglo, Colombia se destacó en la escena internacional como uno de los protagonistas en la industria del café. Pero, ¿en qué momento, la de Colombia se transformó en una economía cafetera?

Desde 1959, quizá, el más notable embajador de Colombia en el exterior ha sido Juan Valdez, un personaje ficticio creado por la agencia de publicidad Doyle Dan Bernbach para publicitar el café colombiano. Y, es que, hasta las últimas décadas del siglo XX, esta materia prima representó el 70% de las exportaciones, de allí, el epíteto de «economía cafetera».

Pero, ¿en qué momento, Colombia se transformó en una economía edificada sobre la producción de café?

Hasta la primera mitad del siglo XIX, el comercio exterior de Colombia estuvo dominado por la exportación de metales preciosos. De hecho, entre 1834 y 1839, el oro representó el 74% de las exportaciones de la nación.

No obstante, a mediados del siglo XIX, la economía colombiana tuvo una ruptura con su pasado colonial. Desde 1850*, Colombia comenzó una cruzada para diversificar su comercio exterior; en consecuencia, los metales preciosos redujeron su participación en las exportaciones y fueron sustituidos por otras materias primas como el café, el tabaco y la quina.

Por fortuna, este cambio en la política comercial coincidió con un boom en el consumo de café en Estados Unidos y en Europa. De hecho, en el artículo “El mercado mundial del café y el surgimiento de Colombia como un país cafetero”, José Antonio Ocampo Mejía presentó la siguiente cifra: entre 1830 y 1900, el consumo de café creció un 260% en las economías desarrolladas.

Por supuesto, Colombia vio en este espectacular crecimiento en el mercado del café una oportunidad.

Entre 1830 y 1900, el consumo de café creció un 260% en las economías desarrolladas.

“El mercado mundial del café y el surgimiento de Colombia como un país cafetero”, José Antonio Ocampo Mejía.

En respuesta al meteórico ascenso de los precios internacionales, entre 1850 a 1875, hubo un incremento en la producción del grano en el oriente de Colombia —en especial, en Cúcuta y en Pamplona—. Y, años más tarde, las plantaciones de café se extendieron hacia otros departamentos como Cundinamarca y Santander.

Tras el fin de la Guerra de los Mil Días, un sangriento conflicto entre liberales y conservadores que tuvo lugar entre 1899 y 1902; Colombia vivió momentos aciagos, la violencia dejó la economía de la nación en ruinas. Y, precisamente, en aquel momento, Colombia encontró en el café una tabla de salvación para sobrevivir al naufragio.


También, lea el artículo: «Las exportaciones de Colombia, ¿destinadas a la venta de recursos no renovables?».


Así, entre 1903 hasta 1929 —el año en el que inició la Gran Depresión—, Colombia tuvo un crecimiento económico sin precedentes, en gran parte, por el incremento de las exportaciones cafeteras. Durante aquellos años, la región de Antioquia experimentó una formidable expansión en el cultivo de café, su producción se multiplicó 150 veces, en Tolima 60 y en Cundinamarca 24, como lo señaló José Alberto Pérez Toro, en su libro “Economía cafetera y desarrollo económico en Colombia”.

Producción de Café por Departamentos (1874-1913

Cuadro 1

– Producción de Café por Departamentos (1874-1913) –


Departamento 1874 1890 1900 1913
Antioquia 1 6 90 185
Caldas * * * 199
Cundinamarca 3 40 200 200
Norte de Santander 95 120 150 200
Santander 10 60 120 105
Tolima ** ** ** 60
Valle del Cauca 1 4 20 50
Otros – – – – – – – –
Total 110 230 580 1069
Fuente: Ocampo, J. (2010). El sector externo de la economía colombiana en el siglo XIX. En Meisel, A. & Ramírez, M., (Ed), Economía colombiana del siglo XIX (pp. 201-240). Bogotá, Colombia: Fondo de Cultura Económica y Banco de la República de Colombia.

* Incluido en Antioquia.
**Incluido en Cundinamarca.

Además, el crecimiento de la población y los flujos de migrantes que se desplazaron hacia el Viejo Caldas**, el norte del Valle del Cauca y Tolima, también, ayudaron a dar respuesta a la creciente demanda del grano en los mercados internacionales.

De esta forma, la participación de Colombia en la producción mundial de café pasó de un 0.8%, en 1878, a un 6%, en 1914.

Aquellos tiempos, según Pérez Toro, fueron la época dorada de la economía cafetera. En sólo veinticinco años, Colombia pasó de ser una economía rudimentaria de autosuficiencia*** a una de exportación con capacidad para permanecer en el mercado internacional.

Por aquellos años, la demanda mundial de café parecía no tener límites. De hecho, el grano permaneció como el principal bien de exportación de Colombia hasta las últimas décadas del siglo XX. Así, mientras en 1860, el café representó el 8% de las exportaciones, para 1920, logró una participación del 79%.

Valor Total de las Exportaciones Colombianas, 1877-1919

Cuadro 2

– Valor Total de las Exportaciones Colombianas (1877-1919) –


Año Café Tabaco Oro Pieles Caucho Banano Quina Sombreros Otros
1877 13.45% 5.48% 20.99% 7.29% 1.58% – – 22.23% – – 29.38%
1906 42.40% 4.66% 20.59% 8.65% 3.21% 3.38% – – 2.6% 14.25%
1910 31.03% 2.16% 18.96% 10.41% 4.71% 9.41% – – 5.54% 17.78%
1915 51.54% 1.07% 17.27% 11.70% 0.84% 6.33% – – 3.10% 8.15%
1919 68.74% 3.49% 0.53% 10.93% 0.25% 2.82% – – 1.35% 11.90%
Fuente: Ralph W. Harbison. (1976). «Colombia». En Tropical Development, 1880-1913, London, p.80.

A pesar de los tropiezos, hasta 1980, era casi imposible pensar que la economía cafetera pudiera desmoronarse en Colombia. Hasta entonces, el Pacto Internacional del Café mantuvo los precios internacionales estables; sin embargo, tras su caída, en 1989, inició un largo viacrucis para los productores.

Hoy, las ganancias multimillonarias de la industria cafetera no se dividen en la misma proporción entre productores y comercializadores, de hecho, estos últimos se quedan con la mayor parte de las utilidades.

A raíz de estos hechos, la participación del café en las exportaciones de Colombia ha bajado dramáticamente desde la década de 1990, tanto así que, en 2020, el comercio exterior del grano sólo representó un 7.8% de las exportaciones.

Así, después de tres décadas de la caída del Pacto Internacional del Café, nos pareció pertinente retomar una de las conclusiones presentadas por Pérez Toro: “hoy, los segmentos más afectados de este drama son los productores del grano, que han perdido participación en el valor global del ingreso cafetero”.

Finalmente, una última cuestión. Si bien, el auge de prácticas comerciales como el fair trade son una esperanza para algunos productores, en especial, para aquellos especializados en la producción de cafés orgánicos o especiales. Hoy, como advirtió Pérez Toro, el desafío para los productores del grano es conquistar otros eslabones de la cadena de valor de la industria del café —como lo son el procesamiento, el transporte y la distribución—. Pero, ¿algún día, los países de bajo nivel de ingreso lograrán incrementar su participación en las fases más lucrativas del negocio del café?

* Según Fabio Sánchez Torres, Antonella Fazio Vargas y María del Pilar López Uribe en su ensayo “Conflictos de tierra, derechos de propiedad y surgimiento de la economía exportadora en Colombia, 1850-1925”, las reformas políticas lideradas por los gobiernos liberales entre 1850 a 1880, la herencia —en términos económicos— de la colonización española. 

** El “Viejo Caldas” es un departamento que existió entre 1905 y 1966. Hoy, este territorio corresponde a los departamentos de Risaralda, Quindío y Caldas.

*** La economía de subsistencia es el sistema económico propio de las sociedades preindustriales, que se basa en la agricultura de subsistencia, que solo alcanzan para la alimentación. 

¿Te gustaría saber más sobre la economía cafetera en Colombia? La Redacción Habemus te recomienda las siguientes lecturas:


Pérez Toro, J. (2013). Economía cafetera y desarrollo económico en Colombia. Bogotá: Universidad Jorge Tadeo Lozano.


Ocampo Mejía, J. (1981). El mercado mundial del café y el surgimiento de Colombia como un país cafetero. Desarrollo y Sociedad (5), 125-156.