Cargando
Economía

La producción científica en América Latina, ¿otra brecha con respecto a las economías avanzadas?

Por Habemus

Publicado el 29 de Junio de 2021.

Entre las muchas falencias en materia de ciencia y de tecnología en América Latina, la CEPAL destacó las siguientes: el ínfimo recurso humano dedicado a la I+D, la pequeña cantidad de jóvenes que cursan estudios doctorales y el escaso volumen y la baja calidad de la producción científica. Pero, ¿América Latina ha avanzado en esta cuestión en las últimas décadas?

En una charla con Agencia EFE, Manuel Elkin Patarroyo Murillo —creador de la primera vacuna sintética contra la malaria—, se refirió a las pocas políticas públicas para la promoción de la ciencia en América Latina con las siguientes palabras: “Yo no digo que sea indiferencia, yo diría que es ausencia de política de Estado para impulsar la ciencia».

Pero, ¿qué cifras soportan la afirmación de Patarroyo Murillo?

En 2016, en el documento “Ciencia, Tecnología e Innovación en la Economía Digital”, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL) señaló, con preocupación, la baja inversión en ciencia en América Latina en los últimos años. De hecho, en el informe, la organización incluyó a Colombia en el conjunto de países que invirtieron entre un 0,2% a un 0,5% de su Producto Interno Bruto (PIB) en investigación científica —junto a Cuba, Ecuador y Uruguay—.

Así, entre las muchas falencias en materia de ciencia y de tecnología en América Latina, la CEPAL destacó las siguientes: el ínfimo recurso humano dedicado a la I+D —Investigación y Desarrollo—, la baja calidad de la formación escolar, la pequeña cantidad de jóvenes que cursan estudios doctorales y, por último, el escaso volumen y la baja calidad de la producción científica.

De hecho, respecto a esta última cuestión, la CEPAL publicó un dato preocupante: sólo un 2.5% de las publicaciones científicas latinoamericanas aparecen en las mejores revistas indexadas del mundo.

A raíz de esta cifra, la CEPAL concluyó lo siguiente: si es posible hablar de una brecha al contabilizar el volumen de la producción científica, ésta se acentúa, aún más, al evaluar su calidad.

A propósito de aquellas afirmaciones, nos preguntamos: en los últimos años, ¿ha avanzado la producción científica en Latinoamérica y, en particular, en Colombia?

Sólo un 2.5% de las publicaciones científicas latinoamericanas aparecen en las mejores revistas indexadas del mundo.

CEPAL (2016), “Ciencia, Tecnología e Innovación en la Economía Digital” .

Sin embargo, antes de indagar sobre este interrogante, es importante dar respuesta a otro, ¿bajo cuáles criterios se evalúa la producción científica?

Hoy, según la bibliometría existen dos parámetros para medir las publicaciones científicas: el volumen —o, el número de textos científicos publicados por un autor, una institución o un país— y, la relevancia —el número de citas que obtienen los artículos científicos—.

Respecto a este último parámetro, uno de los indicadores de relevancia más usados es el índice H (o, Hirst Index, en inglés), éste permite identificar los investigadores más relevantes en un área del conocimiento, pero, también es usado para evaluar la calidad de una revista científica.

Ahora, con ambos parámetros en mente, es pertinente preguntar —de nuevo— , ¿ha avanzado la producción científica en Latinoamérica y, en particular, en Colombia?

Desde la década de 1990, según el “Scimago Journal and Country Ranking”, un pequeño grupo de países de América Latina ascendieron en el listado. A pesar de ello, la región sufre un estancamiento en su producción científica —tanto en volumen como en relevancia— con respecto a América del Norte, Europa Occidental, Asia e incluso, Oriente Medio.

Posición en el Ranking Scimago Journal & Country Rank (2000-2020)

Cuadro 1

-Posición en el Ranking Scimago Journal & Country Rank (2000-2020)-


País 2000 2005 2010 2015 2020
Brasil. 17 15 13 13 13
México. 30 28 29 28 29
Argentina. 35 39 39 40 47
Chile. 42 43 45 44 41
Colombia. 57 57 52 47 49
Cuba. 52 58 65 69 85
Venezuela. 50 55 62 76 93
Perú. 80 78 73 72 65
Ecuador. 99 96 99 80 66
Uruguay. 77 77 79 87 89
Puerto Rico. 71 71 77 96 105
Costa Rica. 87 86 93 94 94
Panamá. 105 105 103 105 107
Fuente: https://www.scimagojr.com/countryrank.php


Ascenso en el ‘Scimago Journal & Country Rank’
Descenso en el ‘Scimago Journal & Country Rank’

Por ejemplo, en 2020, Israel publicó 28.488 artículos científicos, una cifra que excedió la de países como Argentina o Colombia que tienen una población cinco veces mayor. Además, en ese año, el índice H de Israel fue 786, mientras que, el de Argentina fue 477 y el de Colombia fue 333.

Pero, ¿cuál es el secreto de Israel? En 2017, según datos del Banco Mundial, el gasto en ciencia y en tecnología de Israel fue de un 4,8% de su PIB, mientras que, en ese mismo año, en Argentina fue de un 0,5% y en Colombia de un 0,24%.

Así, el estancamiento de la producción científica en América Latina, tanto en volumen como en calidad, se explica —en parte— por una brecha en la inversión en ciencia y en tecnología con respecto a las economías avanzadas.

Por otra parte, otra de las falencias que destacó la CEPAL fue el escaso recurso humano dedicado a la I+D en la región. A propósito de aquella afirmación, nos preguntamos, ¿en qué áreas del conocimiento se centra la producción científica en América Latina?

En 2020, en Brasil —líder en Latinoamérica por quince años en el “Scimago Journal and Country Ranking”—, la producción científica se centró en cinco áreas: la medicina, las ciencias agrícolas, la ingeniería, la bioquímica y las ciencias ambientales.

Por otra parte, en 2020, según Scimago, en Colombia, el podio de la producción científica lo ocuparon tres áreas: la medicina, la ingeniería y las ciencias sociales.


También, lea el artículo: «¿Qué es la blockchain y por qué transformará el sector financiero—y, quizá, la vida cotidiana—?».


Sin embargo, a pesar de los esfuerzos en las últimas décadas, la ciencia, la tecnología y la innovación no son un factor clave en el gasto público y en la política en Latinoamérica.

Por ejemplo, la producción científica en la región sobre “Tecnologías Estratégicas Transversales”* aún es baja. De hecho, en 2021, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señaló —con preocupación— la pequeña participación mundial de la región en áreas como la biotecnología que, en 2019, fue de apenas un 7,1%.

Sin embargo, hace poco, la UNESCO resumió el problema de la ciencia en la región en una frase: “sin inversión no hay innovación”.

Finalmente, lo anterior nos condujo a una pregunta, ¿quienes ordenan el gasto público en América Latina le apostarán a la ciencia, la tecnología y la innovación como factor clave del desarrollo?

*Según la UNESCO, las “Tecnologías Estratégicas Transversales” comprenden investigaciones en áreas como: la biotecnología, la inteligencia artificial y la robótica, la energía, la bioinformática, la blockchain, el internet de las cosas, los materiales, la nanociencia y la nanotecnología, la optoelectrónica y la fotónica y, por último, los estudios estratégicos, de defensa y seguridad.

¿Te gustaría saber más sobre la producción científica en América Latina? La Redacción Habemus te recomienda las siguientes lecturas:

Comisión Económica para América Latina y El Caribe. (2016). Ciencia, Tecnología e Innovación en la Economía Digital.

León, J., Socorro, A., Cáceres, M,. & Maya, C. (2020). “Producción científica en América Latina y el Caribe en el período 1996-2019”. La Habana, Cuba: Revista Cubana de Medicina Militar.

Scimago. (2021). Scimago Journal & Country Rank.

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (2021). UNESCO Science Report 2021.