Cargando
Medio Ambiente

La vida de las abejas, en peligro

Por Redacción Habemus

Publicado el 16 de septiembre de 2019.

“El espíritu de la colmena, ¿dónde está? ¿En quién se encarna?”, se preguntó Maurice Maeterlinck en su libro La vida de las abejas, una obra en la que el lector se sumerge en las observaciones fascinantes y misteriosas que el Nobel belga escribe sobre este insecto.

Sin embargo, desde la publicación de este ensayo, en 1901, las preguntas sobre estos insectos apoideos han adquirido un tono de preocupación. Una de ellas es: ¿Cómo detener el acelerado declive en las poblaciones de abejas?

Pero, para comprender el desasosiego de la comunidad científica y los ambientalistas, es pertinente citar una advertencia anunciada por Greenpeace en su nota técnica “El declive de las abejas. Peligro para los polinizadores y la agricultura de Europa” —publicada en abril de 2013—: “Sin la polinización entomófila (realizada por insectos) aproximadamente un tercio de los cultivos que consumimos tendrían que ser polinizados por otros medios o producirían una cantidad de alimento significativamente menor”.

Así, según estimaciones del Fondo Mundial para la Naturaleza (FMN), la muerte masiva de abejas incidiría sobre la productividad de los cultivos, que podrían disminuir hasta en un 75%.

Además, Greenpeace —en el “El declive de las abejas”— señaló tres factores que han incidido en la mortalidad de los insectos polinizadores: las enfermedades y los parásitos, la agricultura industrial, y el cambio climático.

Pero, la razón de que los insectos apoideos estén de nuevo en la mira de los científicos es: la muerte de 500 millones de abejas en Rio Grande do Sul (Brasil) en los últimos tres meses. Al parecer, la razón de ello es el uso irrestricto de insecticidas neonicotinoides, que actúan sobre su sistema nervioso central, las paraliza y —en pocas horas— las mata.

Pero, ¿qué ha encontrado la ciencia sobre los plaguicidas y los riesgos para las abejas?

En febrero de 2018, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) analizó 1.500 estudios científicos y señaló que el imidacloprid y la clotianidina —fabricados por Bayer—, y el tiametoxam —creado por Syngenta—, suponen un riesgo para los polinizadores. Así, en medio de acalorados debates, la Unión Europea prohibió el uso de los tres plaguicidas, lo que para algunos fue un veredicto amargo.

La razón de que los insectos apoideos estén de nuevo en la mira de los científicos es: la muerte de 500 millones de abejas en Rio Grande do Sul (Brasil) en los últimos tres meses.

Un ejemplo de lo anterior está en el artículo “La UE prohíbe el uso de tres insecticidas dañinos para las abejas en cultivos al aire libre” —escrito por el periodista Manuel Ansede y publicado por el diario El País de España en abril de 2019—. En él, Ansede reseña una breve declaración del ingeniero agrónomo Carlos Palomar, director general de AEPLA (Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas), quien afirmó que la decisión europea es “lamentable”, ya que no existen “alternativas viables” a los tres neonicotinoides.

Aunque, pese a los hallazgos de la EFSA, el imidacloprid es aún uno de los insecticidas más vendidos.

Pero, en América Latina, ¿el declive de las poblaciones de las abejas solo ocurre en Brasil? Con tristeza, la respuesta es no.

Ya, en 2005, en su investigación Abejas Altoandinas de Colombia: Guía de Campo —publicada por el Instituto Alexander von Humboldt—, Víctor González, Mónica Ospina y Daniel Bennett advirtieron sobre la necesidad de trazar estrategias de conservación para aquellos insectos, pues: “Casi el 12% de la fauna colombiana de abejas se encuentra en los Andes y la mayoría de especies (70%) son endémicas, es decir, no se encuentran en ninguna otra parte del mundo”.

Casi el 12% de la fauna colombiana de abejas se encuentra en los Andes y la mayoría de especies (70%) son endémicas, es decir, no se encuentran en ninguna otra parte del mundo

Abejas Altoandinas de Colombia: Guía de Campo. Víctor González, Mónica Ospina y Daniel Bennett.

Sin embargo, más de una década después, en “Colombia Viva – Informe 2017”, el FMN advirtió sobre indicadores alarmantes en los ecosistemas colombianos. Uno de ellos fue el declive de las poblaciones de abejas, pues, en el país, hay 11 especies en diferentes categorías de amenaza.

En efecto, según el Libro Rojo de los Invertebrados terrestres de Colombia —escrito por Germán Amat-García, M. Gonzalo Andrade-C. y Eduardo Amat-García—, las especies en peligro crítico son: la abeja esmeralda (Exaerete dentata), la abejita verde del Llano (Exaerete frontalis) y la abejita verde de la Macarena (Eufriesea dressleri).

Según los autores, en la mayoría de los casos, la amenaza capital para los insectos polinizadores es la destrucción y la fragmentación de su hábitat. Además, uno de los retos más desafiantes para la conservación de los artrópodos es la percepción general de que los insectos son seres indeseables.

El FMN advirtió sobre indicadores alarmantes en los ecosistemas colombianos. Uno de ellos fue el declive de las poblaciones de abejas, pues, en el país, hay 11 especies en diferentes categorías de amenaza.

Pero, contra ellos no todo es hostilidad, pues los insectos polinizadores también tienen amigos. En junio de 2018, la revista Science publicó la carta Call to restrict neonicotinoids, en la cual Dave Goulson —profesor de biología de la Universidad de Sussex— y más de dos centenares de científicos firmaron una petición que clama por un pacto internacional para restringir el uso de neonicotinoides.

Sin embargo, pese a la negligencia de los legisladores y los políticos, la protección de los insectos polinizadores es otro gran reto que se suma a los muchos que tiene la humanidad en materia medioambiental.

De no ser así, el acelerado declive de las poblaciones de abejas desequilibrará aún más los ecosistemas y, quizá, será un superlativo riesgo para la seguridad alimentaria. 

Lo anterior, nos conduce a una pregunta: ¿Las organizaciones internacionales, la agroindustria y los gobiernos tienen la voluntad política para crear un pacto para la protección de los insectos polinizadores?