Cargando
Cultura

¿Cogen fuerza los audiolibros y los podcasts?

Por Habemus

Publicado el 18 de Noviembre de 2019.

Tras un corto recorrido en bicicleta, Juan llegó a la oficina con mirada risueña. De manera juguetona, acomodó su vehículo en el lugar acostumbrado. Y con gestualidad graciosa, desprendió los auriculares de sus oídos y los desconectó del celular. ¿Por qué llegó tan entusiasmado? Acababa de disfrutar podcasts transmitidos en streaming, una reciente apuesta de la aplicación Spotify.

La reproducción de podcasts es una práctica moderna que viene evolucionando. Hace casi una década, el titán tecnológico Apple desarrolló una plataforma digital para producir y distribuir contenidos en formato audio.

Hoy, gracias a los anuncios publicitarios, la industria de podcasts es un negocio que sube en rentabilidad. En su artículo Pump up the volume: Podcast apps keep pushing toward the money —publicado en enero de 2019 en la revista Fast Company—, el reportero de tecnología Glenn Fleishman afirmó que “la industria de podcasts recaudó más de USD 300 millones en anuncios en 2017, […] y se espera que cruce los USD 600 millones para 2020”.

Recientemente, en una entrevista con The New York Times, Tom Webster, vicepresidente senior de Edison Research —compañía que rastrea las tendencias comerciales— afirmó que, en 2018, los podcasts tuvieron el mayor crecimiento que hemos visto desde 2006.

De otro lado, y fruto de una gran audiencia, hoy se multiplica la emisión de audiolibros. Pero, ¿el audiolibro será la clave para combatir los bajos índices de lectura en América Latina?

En Colombia, un ejemplo de éxito es el caso de Diana Uribe Forero. En 2008, esta filosofa e historiadora, quien dirigió el célebre espacio radial “La Historia del Mundo” en Caracol Radio, realizó una exitosa migración a los audiolibros con la obra “Historia de las civilizaciones”.

Así, hoy, es cada vez más común la migración de los contenidos impresos a los formatos de audio, y podemos acceder a obras relacionadas con la historia, la filosofía, la literatura, etc.

Para muchos analistas, el audiolibro y los podcasts son una estocada a una de las excusas más frecuentes para no leer: la falta de tiempo. Una de las ventajas que presentan las plataformas digitales sobre los libros impresos y digitales, es que los audios no requieren dedicación exclusiva y se pueden escuchar en los “tiempos muertos”.

Hoy, el acceso masivo a internet y la popularización de dispositivos móviles han servido para acrecentar la escucha de audiolibros y podcasts. Por ejemplo, en Colombia, se acrecientan los usuarios de la plataforma digital iVoox, donde los negocios, la historia y el emprendimiento son los temas predilectos de los oyentes de podcasts.

Para muchos analistas, el audiolibro y los podcasts son una estocada a una de las excusas más frecuentes para no leer: la falta de tiempo.

El periodista Carles Geli, en su artículo “En la feria del libro de Fráncfort, el audiolibro es lo que mejor suena” —publicado en octubre de 2019 en el diario El País de España—, señaló que en Estados Unidos y Europa el mercado de los audiolibros y los podcasts está en ascenso, de acuerdo con las cifras de la Asociación de Editores de Audio de EE.UU. Geli reseña que, en 2019, uno de cada dos estadounidenses mayores de 12 años ha escuchado ya un audiolibro, lo que representa un 6% más que en 2018.

Además, Geli apunta que Amazon Music —la plataforma audible de Amazon— creció un 38% en Reino Unido en el año 2018, un país en el que el mercado del audiolibro constituye el 5% del total de las ventas de libros en cualquier formato.

En Colombia, en 2017, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura (ENLEC), al 33% de los colombianos les gusta leer, un 38% son indiferentes, el 28% manifestaron que no les gusta, y el 15,7% leen libros digitales (total o parcialmente).

Quizá, el boom de los audiolibros y los podcasts, más que cuestionar la ausencia de tiempo, refleja otra faceta de la cultura contemporánea: la aversión al silencio.

Hoy, los audiolibros y los podcasts continúan conquistando franjas de usuarios que, décadas atrás, estaban bajo el dominio de los libros impresos.

En efecto, Geli —en su artículo antes citado— resaltó la gigantesca área que, en 2019 en la edición 71ª de la Feria del Libro Fráncfort, ocuparon los espacios destinados a los libros en formato audio.

Hoy, los audiolibros y los podcasts continúan conquistando franjas de usuarios que, décadas atrás, estaban bajo el dominio de los libros impresos.

Geli comentó: “Hace una década, la Feria del Libro de Fráncfort enloqueció con los libros electrónicos”, y agregó que hoy los e-books ocupan una minúscula participación del mercado en el sector editorial, pues oscila alrededor del 5%.

Lo anterior, induce dos preguntas: ¿La suerte de los podcasts y los audiolibros será la misma que la de los e-books, formato que ahora pierde popularidad? Por otra parte, ¿los audiolibros y los podcasts podrán conquistar a los indiferentes a la lectura?