Cargando
Cultura

La brecha digital en Colombia, ¿una zancadilla para la educación en casa?

Por Habemus

Publicado el 22 de Abril de 2020.

Hace varias semanas, para evitar la propagación de la covid-19, Colombia entró a un experimento sin precedentes: la enseñanza virtual para los estudiantes de las instituciones educativas. Pero, ¿la brecha digital será un obstáculo para la educación virtual?

Desde antaño, en Colombia, las barreras geográficas han sido uno de los obstáculos capitales para lograr una cobertura educativa universal. Por ello, la tecnología ha sido una herramienta para que la educación llegue a lugares remotos. En numerosas ocasiones, sin éxito ni continuidad.

Por ejemplo, en su artículo “Educación virtual en América Latina: panorama y desafíos” —publicado en 2015 en Didac—, Hugo Buitrago Carvajal describió cómo, en Colombia, las tecnologías emergentes se han puesto al servicio de la educación. De hecho, en 1961, con la entrada y el auge de la televisión se inició un piloto de teleprimaria, que rápidamente desapareció. Además, en la década de 1970, se inició la transmisión radial de cursos de secundaria que, tristemente, desaparecieron en 2004.

Hoy, por cuenta de la pandemia de covid-19, la Presidencia de la República de Colombia planteó una apuesta para no interrumpir la educación en estos tiempos de crisis: la educación virtual. Pero, ¿el país posee la infraestructura tecnológica y las competencias digitales para que la apuesta sea exitosa?

De entrada, Colombia tiene una primera barrera para la educación virtual: el acceso a internet.

De hecho, en el Censo Nacional de Población y Vivienda 2018, el Departamento Nacional de Estadística (DANE) reportó que el internet es el servicio público con la más baja cobertura, pues solo el 43,4% de la población censada tiene acceso a él. Además, en departamentos como Vichada, Guainía, Vaupés y Amazonas apenas el 8% de los habitantes tienen acceso a este servicio público.

Solo en Bogotá, en Antioquía y en Valle del Cauca el DANE registró una cobertura de internet superior al 50%.

Además, en departamentos como Vichada, Guainía, Vaupés y Amazonas apenas el 8% de los habitantes tienen acceso a este servicio público.

Dato extraído del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018, del Departamento Nacional de Estadística (DANE).

Así, en estos tiempos de crisis, ha quedado en evidencia otra desigualdad: la brecha digital. Precisamente, las anteriores cifras conducen a una pregunta: ¿ante las asimetrías en la cobertura de internet en Colombia, será posible que la educación virtual logre ser un sustituto —de calidad— de la presencial?

En estos momentos, el acceso a internet no es la única barrera mayúscula para la educación virtual. Hoy, la brecha digital tiene otra faceta: las escasas competencias de una considerable fracción de la sociedad colombiana para el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).


También, lea el artículo: «Los libros ilustrados: ¿solo para un público infantil?».


De hecho, en su informe Mobile Divides in Emerging Economies—publicado en noviembre de 2019 en Pew Research Center—, Laura Silver y colaboradores determinaron que, en las economías emergentes, la alfabetización digital es baja. Por ejemplo, en el informe reseñan una encuesta donde señalan que en Colombia, en el año 2018, el 43% de los usuarios afirmaron que los teléfonos móviles son demasiado complicados para ellos y el 31% indicaron que no pueden leer lo suficientemente bien como para usar un smartphone. También, especifican que el 28% de los usuarios de celulares padecen por cuenta de barreras idiomáticas.

brecha-digital
En la ‘Encuesta Tecnología Móvil y su Impacto Social’, el Pew Research Center concluyó que, el costo de los teléfonos móviles y de los planes de datos son factores importantes por los cuales, en las economías emergentes, las personas no son propietarias ni se sienten obligadas a compartir teléfonos móviles. Pero los costos no son el único elemento disuasorio. Crédito: Pew Research Center.

Además, Silver y colaboradores revelan otros dos datos desesperanzadores para una economía emergente como la colombiana. El primero es que, en Colombia, el 37% de los propietarios de teléfonos móviles tienen problemas para cargar la batería. Y, el segundo es que el 6% de los encuestados tienen un smartphone de uso compartido.

Hoy, para proteger a la población del contagio del coronavirus y evitar que el confinamiento social afecte el sistema educativo, el Ministerio de Educación lucha contrarreloj a través de programas como “Aprender Digital”. Pero, de acuerdo con el artículo “Los colegios públicos de Colombia no están preparados para dar clases virtuales” —texto de la Redacción Educación del diario El Espectador, publicado el pasado 13 de marzo—, el Laboratorio de Economía y Educación de la Pontificia Universidad Javeriana concluyó en un análisis que “el 96% de los municipios de Colombia no podrían implementar las clases virtuales”. ¿La razón? Más de la mitad de sus estudiantes no tienen acceso ni a computador ni a internet en casa.

Finalmente, aunque la educación virtual supone una esperanza para ampliar la cobertura y mitigar los efectos de la crisis por cuenta de la covid-19, hoy la brecha digital en Colombia es una zancadilla para los planes del Ministerio de Educación y de la Presidencia de la República.