Cargando
Cultura

¿Por qué el centenario de la Bauhaus es importante para todos?

Por Redacción Habemus

Publicado el 20 de agosto de 2019.

¿Qué tienen en común la célebre “Ciudad Blanca” en Tel Aviv, la silla Wassily, la fuente tipografía Architype Bayer y la pintura “Puente Rojo”?

Aquellas extraordinarias creaciones tienen como común denominador la Staatliche Bauhaus, la escuela de diseño alemana que revolucionó el pensamiento creativo durante el siglo XX.

En 1996, los edificios de la Bauhaus en Weimar, Dessau y Bernau fueron inscritos en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El argumento capital de la UNESCO para inscribirla fue el legado de la icónica escuela alemana al diseño minimalista, a la funcionalidad y su espíritu de reforma social.

Pero, ¿por qué la influencia de la Bauhaus trasciende lo creativo?

El argumento capital de la UNESCO para inscribirla en la Lista de Patrimonio de la Humanidad fue el legado de la icónica escuela alemana al diseño minimalista, a la funcionalidad y su espíritu de reforma social.

En 1919, Walter Gropius —fundador de la Bauhaus— tenía un objetivo en mente: crear una educación en la que se suprimiera la división entre el artesano y el artista. Una visión, sin duda, influenciada por Arts & Crafts, movimiento inglés nacido en el siglo XIX, como una reacción a la era industrial, que clamaba un retorno a la producción artesanal.

Sin embargo, a diferencia del movimiento Arts & Crafts, la Bauhaus se propuso hermanar lo industrial y el arte. Con aquella revolucionaria perspectiva, la escuela alemana inició una transformación en la creación de productos industriales, que introdujo la comunión entre la función, la estética y la técnica. Una premisa que no solo impactó a los arquitectos y los diseñadores sino también, en especial, a los usuarios.

En 2018, en un reportaje para Deutsche Welleemisora internacional de Alemania—, el investigador David Maulén de los Reyes rastreó las huellas de la Bauhaus en América Latina a través de un par de creaciones. La primera, el proyecto de vivienda colectiva del arquitecto húngaro Marcel Breuer para Venezuela y, la segunda, el centro comunitario “Villa Berlín” —que quedó inconcluso— creado por el suizo Max Bill en Valparaíso.

En nuestro país, la “Ciudad Universitaria de Bogotá” (Universidad Nacional de Colombia) fue creada bajo la influencia de la Bauhaus. En su artículo, “Construyendo una ciudad. Arquitectura moderna en Bogotá”publicado en 2017 en la web del Instituto Goethe—, el periodista Gabriel Corredor Aristizábal señaló: “Pensada para ser la expresión arquitectónica de la modernización del Estado, varios de los edificios de la Ciudad Universitaria —conocida como ‘Ciudad Blanca’—, fueron diseñados por Leopoldo Rother, un arquitecto alemán que había participado en el movimiento Bauhaus”.

Así, como todo aquello tocado por la genialidad, el espíritu de la Staatliche Bauhaus cruzó las fronteras europeas y, con ello, el umbral de lo espacial y lo temporal.

Hoy, en Israel, Venezuela, Chile y Estados Unidos hay creaciones arquitectónicas ideadas por exalumnos de la Bauhaus. En 2019, tras 100 años de su fundación en Weimar, los homenajes han pululado, desde el proyecto Hidden Treasures financiado por Adobe, hasta las zapatillas Air Max 270 React Bauhaus creadas por Nike.

Así, como todo aquello tocado por la genialidad, el espíritu de la Staatliche Bauhaus cruzó las fronteras europeas y, con ello, el umbral de lo espacial y lo temporal.

Según Wenwen Chen –miembro de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Shanghai-, en el artículo The Analysis of the Influence and Inspiration of the Bauhaus on Contemporary Design and Education, la influencia de la Bauhaus se extiende hasta los tiempos contemporáneos, a través de la visión de “entrelazar las artes y la tecnología y el énfasis en la funcionalidad de los productos industriales”.

Así, los ecos de la Bauhaus aún resuenan hoy, en los planes de educación de arquitectura, diseño y artes; también, en los principios que guían la creación de productos y, en especial, en la humanización de aquello que nace de la industria y la tecnología.