Cargando
Ciencias Sociales

La Primera Guerra Mundial, el conflicto bélico que transformó el mapa político de Europa

Por Redacción Habemus

Publicado el 14 de Julio de 2020.

El mapa político de Europa sufrió una abrupta transformación en 1920. ¿La razón? La entrada en vigor del Tratado de Versalles y la firma de un conjunto de acuerdos entre 1919 y 1920 que reconfiguraron las fronteras de las naciones europeas tras el ocaso de la Primera Guerra Mundial, entre ellos: el Tratado de Sèvres sustituido por el de Lausanne, en 1923, el de Neuilly-sur-Seine, el de Trianon y el de Saint-Germain-en-Laye.

Según rumores, tras la firma del Tratado de Versalles, Georges Clemenceau — en aquel entonces, presidente de la República de Francia—, al recibir el documento de rendición por parte de Alemania, dijo: “Bueno, esto es el final”. Sin embargo, el historiador Arthur J. Toynbee, que allí estaba presente, masculló en voz baja: “No, esto es sólo el principio”.

No obstante, pese a los sinsabores para Alemania, las negociaciones con las demás partes continuaron. Y, poco después —también— el imperio austrohúngaro selló su suerte con la firma del Tratado de Saint-Germain en Laye, en el que se oficializó la separación de Austria y de Hungría, además de la pérdida de soberanía sobre Eslovenia, Bosnia, Herzegovina y Dalmacia.


También, lea el artículo: «La Primera Guerra Mundial, el conflicto bélico que transformó el mapa político de Europa».


Así, tras la Primera Guerra Mundial, el mapa político se transformó y tres grandes imperios se disgregaron en un conjunto de naciones más pequeñas: Austria, Hungría, Polonia, Yugoslavia, Checoslovaquia, Estonia, Letonia, Lituania y Finlandia. Sin mencionar, la pérdida de soberanía de Alemania sobre sus colonias en África.