Cargando
Educación

Los glaciares colombianos, hoy

Por Habemus

Publicado el 24 de septiembre de 2019. Actualizado 09 de Junio de 2020.

En los últimos años, el calentamiento global está transformando los gélidos picos montañosos de Nepal en roca desnuda … A propósito de lo anterior, la Redacción de Habemus se preguntó, ¿cómo van los glaciares en Colombia?

En Venezuela, el último glaciar, el Humboldt, está a punto de desaparecer. Al otro lado del mundo, en el Himalaya, el glaciar también se está reduciendo. Este es un fenómeno que supone una mayúscula amenaza para la seguridad hídrica, sostiene Satya Tripathi —jefe de la Oficina de Nueva York del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)—, opinión citada en el texto de la ONU Medio Ambiente “Por qué los glaciares son tan importantes”, publicado en diciembre de 2018.

Los glaciares son grandes masas de hielo comprimido que se encuentran, actualmente, sobre los 4.800 msmn. Respecto a su importancia, es fundamental anotar que los glaciares son la principal reserva hídrica que posee nuestro planeta.

Sin embargo, desde 1970, la desapareción de estas masas de hielo se ha acelerado, en especial, por las actividades industriales, extractivas y el uso de combustibles fósiles, que son los principales contribuyentes al calentamiento global.

Pero, en Colombia, ¿cuáles son los glaciares que están próximos a desaparecer?

En el artículo de la revista Semana “13 glaciares han desaparecido en Colombia en los últimos 200 años” —publicado en agosto de 2019—, expresan que Jorge Luis Ceballos Liévano —subdirector de ecosistemas del IDEAM (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales)— aseguró que dos siglos atrás se podían encontrar glaciares en Colombia desde los 4.000 a los 4.200 msnm, sin embargo, el límite subió en promedio a los 4.800, ya que los ecosistemas como los páramos y los glaciares son los más susceptibles a los efectos del cambio climático.

Por ello, según Ceballos, factores como la altura de algunos antiguos glaciares colombianos que se encontraban por debajo de los 4.800 msnm, y las consecuencias del cambio climático, han generado la desaparición de ocho nevados en Colombia, entre ellos El Galeras, El Puracé, El Cisne y Quindío.

En la actualidad, en Colombia, aún sobreviven seis glaciares: la Sierra Nevada de Santa Marta, el Volcán Nevado del Ruiz, el Nevado del Tolima, el Nevado Santa Isabel, El Cocuy y el Nevado del Huila.

En el artículo antes citado, la revista Semana resalta una afirmación de Ceballos: “Los glaciares entre más altos son menos vulnerables”, es decir, resisten más al cambio climático. Aquellos cuyas cumbres están a más de 5.000 metros, como El Cocuy, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Nevado del Ruiz, pueden llegar a durar unas décadas más que otros que están por debajo de esa cota, sin embargo, podemos decir que para la segunda mitad de este siglo la gran mayoría podrían estar extintos”.

Además, el IDEAM nos estremece con datos demoledores: en 1850, en Colombia, el área glaciar era de 349 km2, y hoy —2019— es de 36,6 km2. Además, entre 2010 y 2016 se registró un fenómeno sin precedentes: el derretimiento del 18% de los glaciares colombianos.

Es clave anotar lo señalado por la ONU Medio Ambiente en su artículo “Los glaciares se están derritiendo y la contaminación del aire es una de las causas” —publicado en junio de 2019—. En él, reseña una investigación realizada por el Instituto Nacional de Investigación sobre Glaciares y Ecosistemas de Montaña (INAIGEM) en Perú, que indica que una de las principales causas del derretimiento de nevados se debe a la concentración de partículas de carbono que se depositan en los glaciares. Estas partículas proceden de distintas fuentes: emisión de partículas de automotores, quema de residuos agrícolas e incendios forestales.


También, lea el artículo: «¿Cuáles son las zonas más afectadas por la deforestación en Colombia?».


En concordancia con lo señalado en la investigación del INAIGEM, el carbono fomenta el derretimiento de la nieve o hielo ya que intercepta y absorbe la luz solar, favoreciendo el aumento de temperatura.

No obstante, según resalta la ONU Medio Ambiente en su artículo “Los glaciares se están derritiendo…”, Jesús Gómez —Director de Investigación de Glaciares del INAIGEM— cree al igual que otros científicos que el fenómeno del derretimiento de glaciares podría detenerse si se toman acciones para menguar la contaminación del aire y se realizan inversiones tendientes a la conservación de los ecosistemas de páramos.

Da tristeza lo señalado por el IDEAM en su “Informe del estado de los glaciares colombianos – 2018”: entre 2016 y 2017 se extinguió el 5,8% del área glaciar colombiana, que equivale a 37 km2.

Pero, quizá, el caso más crítico es el del Nevado Santa Isabel, que en solo dos años perdió el 37% de su área. Según el IDEAM, las causas que han acelerado la fusión del hielo en esta cumbre nevada son: el fenómeno de El Niño 2015-2016, los abundantes depósitos de ceniza volcánica, los peligros para las masas de hielo por debajo de 5.000 msnm y la disminución de las precipitaciones.

Da tristeza lo señalado por el IDEAM en su “Informe del estado de los glaciares colombianos – 2018”: entre 2016 y 2017 se extinguió el 5,8% del área glaciar colombiana, que equivale a 37 km2.

Por otra parte, para el glaciar más pequeño de Colombia, que está en el Volcán Nevado del Tolima, la situación no es poco preocupante. Entre 2016 y 2017 el glaciar perdió un 7,1% de su área, lo que deja una cobertura glacial de 0,58 km2.

glaciares-colombianos-ideam
Figura 1. Comportamiento multitemporal del área glaciar en cada uno de los nevados colombianos. Fuente: “Informe del estado de los glaciares colombianos – 2018”

Aunque, en Colombia, con la sanción de la Ley 1930 del 27 de julio de 2018, el país avanzó un poco en la conservación de ecosistemas estratégicos, la situación aún es poco esperanzadora, pues uno de los seis glaciares que aún sobreviven, el Nevado Santa Isabel, está sentenciado a desaparecer en la próxima década.

La situación aún es poco esperanzadora, pues uno de los seis glaciares que aún sobreviven, el Nevado Santa Isabel, está sentenciado a desaparecer en la próxima década.

En Colombia, el IDEAM ha alertado de manera oportuna sobre el deshielo en los glaciares, pero cabe preguntar: ¿Qué ocurrirá con la seguridad hídrica en el país cuando los glaciares desaparezcan? ¿Los gobernantes han pensado sobre la estrecha relación entre la cobertura glacial y los páramos?