Cargando
Cátedra FLORA

Las palmas de cera, ¿próximas a desaparecer?

Por Redacción Habemus

Publicado 30 de Enero de 2020.

Hoy, de las especies de palmas de cera que se encuentran en América, cinco están en algún grado de amenaza, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. De ellas, dos son endémicas de Colombia. Pero, ¿cuáles son las razones que explican esta crítica situación? (VÍDEO)

Hoy en Colombia, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MinAmbiente), la ganadería y la fragmentación del hábitat son las amenazas para las palmas de cera, pues, en los potreros, las especies florecen y fructifican regularmente pero no logran regenerarse ya que las plántulas no resisten la plena exposición solar y el pastoreo.

palmas-de-cera
El Bosque La Samaria, en San Félix (Caldas), es uno de los siete bosques de palmas de cera de la nación. Sin embargo, este lugar que, años atrás, fue uno de los bastiones de las plantas del género Ceroxylon, hoy, se encuentra deforestado por cuenta de la ganadería y la potrerización, como lo advirtió el MinAmbiente.

Ante el desolador horizonte, en 2015 el MinAmbiente, apoyado en estudios de un grupo de investigación de la Universidad Nacional de Colombia, presentó el “Plan de conservación, manejo y uso sostenible de la palma de cera del Quindío (Ceroxylon quindiuense), árbol nacional de Colombia”. En este documento señalan una de las oportunidades para la conservación de la C. quindiuense: el turismo sostenible.

Sin embargo, en referencia al Valle de Cocora, en el texto advierten que en este lugar el turismo “ha crecido sin ninguna planeación y no ha tenido un papel relevante en la conservación de la especie, pues no se ha iniciado el reemplazo de las palmas que crecen en los potreros, la mayoría de las cuales desaparecerá en el transcurso del presente siglo sin dejar descendencia”.

Hoy, en lo que refiere a las palmas de cera, la esperanza de los conservacionistas reside en la cuenca del río Tochecito, en el corregimiento de Toche (Tolima). En su artículo “El lugar con más palmas de cera en el mundo está desprotegido” —publicado en marzo de 2018 en el diario El Tiempo—, la periodista Tatiana Pardo Ibarra señala que este montañoso paraje, que estuvo aislado durante décadas por el conflicto armado, guarda cerca de 600.000 palmas de cera —de las 700.000 que hay en Colombia— en una extensión de 4.500 hectáreas. Sin embargo, pese a su importancia ecológica, el área aún no está protegida.

Finalmente, la delicada situación que afrontan las palmas de cera en Colombia suscita un par de preguntas: en la creación de políticas públicas para la conservación de las palmas de cera, ¿han sido suficientes los esfuerzos del MinAmbiente y las corporaciones autónomas regionales? Además, ¿en Colombia, el sector turístico está trabajando en la creación de buenas prácticas para la conservación de especies botánicas estratégicas, como las que pertenecen al género Ceroxylon?


Para más información, lea el artículo ¿EL OCASO DE LAS PALMAS DE CERA?.