Cargando
Lifestyle

Apps de entrenamiento físico, ¿una alternativa recomendable?

Por Redacción Habemus

Publicado el 26 de agosto de 2019.

Alejandra es una típica joven adulta con una jornada laboral de más de ocho horas diarias. Desde hace meses, uno de sus propósitos ha sido realizar ejercicio físico, un pensamiento que con frecuencia está en la cúspide de sus intenciones durante la víspera de inicio de cada año.

Desde hace algunos meses, ante la poca disponibilidad de tiempo, Alejandra ha meditado sobre las aplicaciones de entrenamiento. Hay tres en la baraja: InstaFitservicio de suscripción mensual—, HiFit y Sevenambos con coaching gratuitos—.

Con frecuencia, Instagram es el tablado donde se promocionan las Apps que tienen como objetivo asistir a los usuarios en nutrición y en ejercicio físico y que, además, venden la promesa de transformar la vida de los suscriptores. Pero, ¿qué tan recomendables son para la salud física las Apps de entrenamiento?

En efecto, ante la omnipresencia de los dispositivos móviles y el aumento exponencial de aplicaciones para guiar la actividad física, François Modave y otros investigadores de la Universidad de Florida se preguntaron sobre la calidad de las Apps de entrenamiento gratuitas.

Con frecuencia, Instagram es el tablado donde se promocionan las Apps que tienen como objetivo asistir a los usuarios en nutrición y en ejercicio físico y que, además, venden la promesa de transformar la vida de los suscriptores.

Los resultados de la investigación de Modave y colaboradores fueron presentados en su artículoLow Quality of Free Coaching Apps With Respect to the American College of Sports Medicine Guidelines, publicado en julio de 2015 en el Journal of Medical Internet Research. Quizá,la conclusión más relevante fue: “Hay más de 100.000 aplicaciones relacionadas con la salud. Cuando observamos aplicaciones gratuitas populares relacionadas con la actividad física, concluimos que muy pocas de ellas están basadas en evidencia científica y en el respeto por las pautas para la actividad aeróbica”.

Pero, ¿la conclusión de los investigadores de la Universidad de Florida se puede aplicar también a las Apps de entrenamiento con planes de suscripción pagos?

Por curiosidad, la Redacción Habemus puso a prueba una de las más célebres Apps para entrenamiento en Colombia: InstaFit. Para ello, consultamos a Juan Camilo Ospina Sánchez, fisioterapeuta egresado de la Universidad Autónoma de Manizales.

En referencia a InstaFit, Ospina afirmó: “aunque, es una buena herramienta para comenzar un entrenamiento progresivo, la App debería hacer énfasis en el tipo de persona al que está dirigido, es decir, es evidente que InstaFit no tiene en cuenta posibles restricciones en el entrenamiento de fuerza o aeróbico que podrían tener algunos usuarios”.

Sin embargo, Ospina destacó el óptimo manejo del tiempo según el nivel de cada usuario. También, recomendó que “la aplicación debería calcular el índice de masa corporal para ver si el usuario debe hacer más trabajo aeróbico o de fuerza de acuerdo con sus expectativas”.

“Las aplicaciones deberían tener en cuenta cuestiones esenciales para crear un programa de entrenamiento físico, como lo son un examen médico previo o determinar si el usuario padece alguna enfermedad crónica no transmisible como la hipertensión o la diabetes”.

Juan Camilo Ospina Sánchez, fisioterapeuta.

Finalmente, Ospina señaló que “las aplicaciones deberían tener en cuenta cuestiones esenciales para crear un programa de entrenamiento físico, como lo son un examen médico previo o determinar si el usuario padece alguna enfermedad crónica no transmisible como la hipertensión o la diabetes”.

Así que, si usted padece de alguna enfermedad crónica, debe preguntarse: ¿son las Apps de entrenamiento físico la alternativa adecuada para mí?