Cargando
Lifestyle

Las dietas vegetarianas, ¿recomendables para la salud humana?

Por Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez

Publicado el 11 de Noviembre de 2019.

En los últimos meses, César ha sido testigo de un hecho curioso: en los menús de los restaurantes, al frente de ciertos platillos, se encuentra una minúscula hoja verde. Al ver el ícono con tanta frecuencia, finalmente, él se preguntó: ¿cuál es su significado? Tras revisar los menús, César se percató de que el diminuto pictograma se refiere a la oferta gastronómica vegetariana.

Sin duda, con el paso del tiempo, las dietas vegetarianas son cada vez más comunes en los hábitos nutricionales de las sociedades occidentales. Así, las personas que acceden a estas dietas libres de carnes de cualquier tipo, lo hacen por razones éticas relacionadas con la protección del medio ambiente, en especial, con la defensa de los derechos de los animales que son sacrificados a diario. Además, otro argumento que esgrimen los vegetarianos es que, simplemente, es una elección para mejorar su estado de salud.

A pesar de que el número de personas que se suma a la dieta vegetariana cada vez es mayor, hay que resaltar que son una minoría en relación con las personas que tienen una dieta omnívora. Recogiendo estadísticas de varios documentos que señalan cuántas personas asumen en el presente milenio la dieta vegetariana, los investigadores Daniela Rojas, Francisca Figueras y Samuel Durán en su artículo “Ventajas y desventajas nutricionales de ser vegano o vegetariano” —publicado en 2017 en la Revista chilena de nutrición—, reseñan que por razones culturales y religiosas sobresale la India donde este fenómeno alcanza el 35% de la población. Además, los autores subrayan, que, el vegetarianismo está presente en menor medida en países como Alemania donde llega al 1,6%, y en Reino Unido y Estados Unidos donde estiman un 3%.

En cuanto a las causas por las cuales las personas se siguen sumando al movimiento vegetariano, en su artículo científico Vegetarian nutrition: past, present, future —publicado en junio de 2014 en la revista American Journal of Clinical Nutrition— Claus Leitzmann indica que principalmente son la salud, la ética y la ecología.

Pero, más allá del andamiaje filosófico que fundamenta el vegetarianismo, ¿qué tan recomendable es una dieta vegetariana para la salud humana?

De acuerdo con las conclusiones de múltiples estudios, las personas que tienen una dieta vegetariana han demostrado tener un índice menor de probabilidades de padecer de cáncer, principalmente de colon, de mama y de próstata, pues en sus muestras de sangre han encontrado leucocitos especializados en atacar células cancerígenas. Asimismo, las personas que tienen esta dieta son menos propensas a enfermedades cardiovasculares, ya que la cantidad de colesterol y grasas saturadas es muy inferior a la que genera la dieta omnívora.

Sin embargo, la dieta vegetariana ocasiona ciertas carencias nutricionales en el ser humano. Quizá, una de las más cómunes es la proteína, uno de los componentes fundamentales para el desarrollo muscular y cerebral. Por lo tanto, se hace fundamental suplir las fuentes de proteína animal por fuentes vegetales que puedan compensarlas. Por ello, las dietas vegetarianas se valen de legumbres, frutas, frutos secos, semillas, cereales, granos y otros vegetales para poder proporcionar las suficientes proteínas que requiere el ser humano para su óptimo funcionamiento.

La principal carencia en las dietas vegetarianas, y sobre todo en aquellas personas que siguen un estilo de vida vegano, es la cianocobalamina, es decir, la vitamina B12, pues solo se puede obtener de productos de origen animal.

Alicia Díaz Rodríguez, extraído de la investigación «Ventajas y desventajas de las dietas vegetarianas«.

Por otra parte, Rojas y colaboradores reseñan que “una dieta vegetariana puede proporcionar cantidades suficientes de proteínas de buen valor biológico, si se incluye el consumo de productos lácteos y huevos”.

Además, en junio de 2018, en el trabajo «Ventajas y desventajas de las dietas vegetarianas« —presentado en Universidad de La Laguna, Tenerife—, Alicia Díaz Rodríguez señaló una cuestión de importancia: “La principal carencia en las dietas vegetarianas, y sobre todo en aquellas personas que siguen un estilo de vida vegano, es la cianocobalamina, es decir, la vitamina B12, pues solo se puede obtener de productos de origen animal. Por tanto, es necesario que aquellas personas que no consumen carne, huevos o lácteos suplementen esta vitamina de forma artificial”.

A manera de advertencia, Rojas y colaboradores reseñan que: “La ingesta de proteínas de buen valor biológico puede comprometerse en los vegetarianos cuando la dieta no ha sido asesorada por expertos en nutrición”.

Los estudios consultados coinciden en que que las dietas vegetarianas, planificadas de manera adecuada por un profesional de la nutrición, pueden ser llevadas sin inconvenientes por la población en general, sin embargo, en casos especiales como los deportistas, las mujeres embarazadas, los niños y los adultos mayores, deben tener consideraciones adicionales.

Sin embargo, en casos especiales como los deportistas, las mujeres embarazadas, los niños y los adultos mayores, deben tener consideraciones adicionales.

Finalmente, ante el crecimiento de la población vegetariana, vale preguntar: ¿El sistema de salud colombiano ha desplegado planes para asesorar en materia nutricional a las personas que llevan una dieta sin cárnicos?