Cargando
Lifestyle

¿Cómo serán los viajes después de la pandemia?

Por Habemus

Publicado el 22 de Mayo de 2020.

Hace poco, tras el relajamiento del aislamiento social obligatorio en España y en Italia, el diario El País convocó a 75 pensadores para responder a un interrogante: ¿cómo será el mundo que nos espera a la salida de esta crisis? A propósito de ello, la Redacción de Habemus se preguntó: ¿cómo serán los viajes después de la pandemia?

Recientemente, Ignacio Ramonet —editor en jefe de la publicación mensual francesa Le Monde Diplomatique— sentenció que «a estas alturas, ya nadie ignora que la pandemia no es sólo una crisis sanitaria. Es lo que las ciencias sociales califican de ‘hecho social total’» —texto que hace parte de su artículo “Coronavirus: La pandemia y el sistema-mundo”, difundido en abril por varios medios de comunicación de amplia cobertura internacional—.

Y es que, según Ramonet, la crisis cruzó las fronteras de la salud pública y se inmiscuyó en el universo de las relaciones sociales y, allí, lo conmocionó todo, desde las instituciones hasta los valores.

Así, para Ramonet, lo que ocurre hoy es la encarnación del célebre efecto mariposa: “al otro lado del mundo, alguien se come un extraño animal y tres meses después, media humanidad se encuentra en cuarentena”.

Pero, pese a las consecuencias de la expansión de este coronavirus, hoy —tras la flexibilización de las cuarentenas— en dos de las naciones más golpeadas en Europa por la covid-19 (España e Italia) la esperanza ha florecido. Ante ello, un puñado de intelectuales ha formulado un conjunto de preguntas sobre el mundo post-pandémico.

De hecho, hace poco, tras el relajamiento de la cuarentena en España, en el especial “El futuro después del coronavirus”, El País convocó a 75 pensadores para responder un interrogante: ¿cómo será el mundo que nos espera tras la salida de esta crisis?

Así, en ese especial del diario español, los intelectuales invitados pronostican sobre lo que le ocurrirá al mundo después de la covid-19 en relación con un abanico de cuestiones: desde los vínculos intergeneracionales hasta la alfabetización digital.

Por ejemplo, en esa compilación de textos, Alan Rusbridger —exdirector de The Guardian— señaló que este virus aceleró el cambio inexorable hacia las ediciones digitales, en especial en los periódicos. Por otra parte, Yanis Varoufakis —exjefe del Ministerio de Finanzas de Grecia— interrogó sobre una cuestión espinosa: la reestructuración de la deuda —tanto la pública como la privada— a raíz de la crisis económica derivada de la covid-19.


También, lea el artículo: «El Río Magdalena y el transporte fluvial, ¿un sueño frustrado?»


Tras navegar por varios minutos la extensa página web de “El futuro después del coronavirus”, la Redacción de Habemus encontró un conjunto de textos sobre una cuestión que ha pasado inadvertida para muchos: los viajes y el ocio después de la pandemia. En la sección relacionada con ese tema, figuran artículos con titulares como “No hay fútbol sin hinchas”, “La pista de baile vacía”, “El streaming infinito” y “Se acabó el viaje caprichoso”.

Y, es que, sin duda, la covid-19 ha sido una estocada mortal contra las industrias de los viajes, el ocio y el lujo.

El mortífero golpe tomó por sorpresa a la mayoría de estas industrias, pues hasta hace algunos meses la Organización Mundial del Turismo (OMT) preveía para este sector un crecimiento en 2020 de entre el 3% y el 4%. Además, en enero del presente año, en la presentación de los resultados del informe “Barómetro del turismo mundial”, Zurab Pololikashvili —Secretario General de la OMT— había subrayado que “en estos tiempos de incertidumbre y volatilidad, el turismo sigue siendo un sector económico fiable”.

Y, es que, sin duda, la covid-19 ha sido una estocada mortal contra las industrias de los viajes, el ocio y el lujo.

Incluso, en febrero de 2020, en Puerto Colombia, Iván Duque Márquez había afirmado que “el turismo deberá ser el nuevo petróleo para la nación”. Con ello, el jefe de la Presidencia de la República de Colombia avizoraba el ingreso de divisas extranjeras y la creación de empleo en el país.

Pero ¡oh, sorpresa! De repente, en medio de las optimistas proyecciones económicas, todo hizo ¡boom! Así, tras la llegada de la covid-19 y las cuarentenas a Occidente, rápidamente en las redes sociales se desvanecieron las fotografías de platillos minuciosamente emplatados, las selfies ambientadas en exóticos parajes naturales y la avalancha de Instagram Stories publicadas por los influencers.

Pero, lo anterior es solo la punta del iceberg.

Desde que la covid-19 arribó, un abanico de aerolíneas con varias décadas de tradición en el mercado se declaró en bancarrota, entre ellas Flybe y Avianca —la segunda compañía aérea de mayor envergadura de América Latina—.

Hoy, las imágenes de las cuarentenas alrededor del mundo son inquietantes. Y, por supuesto, los números también lo son. En efecto, en el texto The Future of Travel —publicado el 6 de mayo—, The New York Times señaló que aproximadamente 100 millones de empleos en el sector de viajes, según una estimación global, han sido o serán eliminados. Por otra parte, se espera que los ingresos de pasajeros internacionales disminuyan en más de 300 billones de dólares.

De otro lado, en su artículo “Se acabó el viaje caprichoso” —antes mencionado—, Pedro Bravo puso un dedo en la llaga de la industria turística y la calificó como una cómplice de la concentración de capitales, una pionera de la gig economy, un sector que se ha sostenido por la precariedad laboral, altamente contaminante y absolutamente cortoplacista.

The New York Times señaló que aproximadamente 100 millones de empleos en el sector de viajes, según una estimación global, han sido o serán eliminados. Por otra parte, se espera que los ingresos de pasajeros internacionales disminuyan en más de $300 billones de dólares.

Fragmento extraído del artículo «The Future of Travel», publicado en The New York Times.

Y, es que, en una entrevista, Peter Sloterdijk —catedrático de filosofía y teoría de medios en la Universidad de Arte y Diseño de Karlsruhe— lo advirtió: “Tras una disrupción tan importante, el regreso a los estándares de frivolidad no va a ser fácil”.

Probablemente, durante los próximos años, el turismo masivo va a parar y, con ello, las optimistas proyecciones económicas en torno a él.

Hoy, las industrias de los viajes, el ocio y el lujo se encuentran en la cuerda floja. Lo anterior, conduce a una pregunta cuya respuesta muchos intentan hallar: ¿cómo se reinventará la industria turística en Colombia?