Cargando
Negocios

El negocio de Pokémon, más de dos décadas después

Por Redacción Habemus

Publicada el 26 de agosto de 2019. Actualizado el 04 de Febrero de 2020.

Para algunos millennials, la relación con Pokémon se ha cultivado desde hace más de dos décadas. Es una vieja amistad que se remonta al lanzamiento del primer volumen en 1996. En aquel entonces, Pokémon era un videojuego para Game Boy, en un entorno gráfico en blanco y negro, en el que un gamer podía elegir entre Charmander, Bulbasaur o Squirtle.

Desde aquel entonces, la franquicia “Pokémon” ha experimentado un ascenso meteórico en ventas.

En 2019, en la revista Forbes, en referencia a “Pokémon: Detective Pikachu”, Scott Mendelson afirmó: “será la primera película basada en videojuegos de la historia en obtener críticas positivas, en Rotten Tomatoes y en Metacritic”. Sin embargo, en julio, el filme logró otro hito: la más alta recaudación para uno de su género.

Pero, para Pokémon, el cariño del público se ha convertido en una gigantesca montaña de dinero. Hoy, la franquicia japonesa es una de las más rentables. Hasta marzo de 2019, The Pokémon Company vendió 340 millones de unidades de videojuegos, 27,2 billones de juegos de cartas y sus espectáculos animados se han transmitido en 169 países.

Además, a menos de un año de su lanzamiento, la más reciente dupla de videojuegos de Pokémon para Nintendo Switch, “Let’s Go, Pikachu!” y “Let’s Go, Eevee!”, le ha representado a The Pokémon Company la venta de más de 10,63 millones de unidades. Un crecimiento significativo, pues, en 2017, las ediciones Ultra Sun y Ultra Moon, para la familia de consolas 3DS, le valió a Nintendo la comercialización de 8,37 millones de unidades.

Pero, para Pokémon, el cariño del público se ha convertido en una gigantesca montaña de dinero. Hoy, la franquicia japonesa es una de las más rentables. Hasta marzo de 2019, The Pokémon Company vendió 340 millones de unidades de videojuegos, 27,2 billones de juegos de cartas y sus espectáculos animados se han transmitido en 169 países.

Pero, ¿por qué Pokémon continúa como un fenómeno global tras más de dos décadas?

En 2016, The Wall Street Journal se hizo la misma pregunta. En un reportaje con Tsunekazu Ishihara, CEO de The Pokémon Company, el ejecutivo confesó que nunca esperó que la franquicia japonesa se convirtiera en un éxito planetario.

En el reportaje, Ishihara afirmó que, quizá, la simplicidad es la razón de su popularidad. En sus inicios, Pocket Monsters empezó con una idea del creador japonés de juegos Satoshi Tajiri, quien durante su infancia disfrutaba interactuando con cosas vivas. Así, los videojuegos de Pokémon fueron diseñados alrededor de experiencias simples, comunes, lo cual es —según Ishihara— la razón por la que se volvieron tan populares universalmente.

Un ejemplo de lo anterior es Pokémon GO, el juego para dispositivos inteligentes más exitoso de la historia que, desde su lanzamiento en 2016, ha generado más de dos billones de dólares en ingresos.

Sin embargo, en referencia al caso de Pokémon GO, Carlos Mario Rodríguez y Héctor Fernando Martínez señalaron, en su artículo “Dimensiones virtuales de la ciudad: apropiación urbana mediada por el uso de la aplicación digital Pokémon GOpublicado en la revista Kepes en 2019—, que el éxito del videojuego se debe a “la articulación del mundo de ficción de Pokémon con los juegos de rol y los recursos de la tecnología móvil, en especial, la realidad aumentada”.

El éxito de Pokémon Go se debe a “la articulación del mundo de ficción de Pokémon con los juegos de rol y los recursos de la tecnología móvil, en especial, la realidad aumentada”

Carlos Mario Rodríguez y Héctor Fernando Martínez, en el artículo «Dimensiones virtuales de la ciudad: apropiación urbana mediada por el uso de la aplicación digital Pokémon GO».

Lo cierto es que, desde el lanzamiento del primer videojuego en 1996, la franquicia japonesa ha tenido ventas billonarias. Por ejemplo, tras pocos meses del lanzamiento de la dupla “Sword” y “Shield” para Nintendo Switch, The Pokémon Company ha vendido más de dieciséis millones de unidades. Además, después de décadas de éxito, The Pokémon Company es el ejemplo de una compañía que tiene en su poder un capital infinitamente valioso: el cariño del público.