Cargando
Negocios

Los dilemas legales de Uber

Por Habemus

Publicado el 22 de Enero de 2020.

Hace poco, con el mensaje “Adiós… ojalá hasta pronto”, Uber se despidió de Colombia. Tras el tweet, la polémica quedó servida. Después de la noticia, el descontento de la comunidad digital y de la opinión pública fue amplio: la breve frase tuvo más de 50.000 interacciones.

Sin embargo, la despedida alcanzó más amargura cuando el sitio web Pulzo —en su nota “Conductores de Uber protestaron para pedir ayudas, y ladrones aprovecharon para robarlos”, difundida el 11 de enero— publicó una breve declaración de Jorge Parrado, uno de los 88.000 socios conductores de Uber, en la que afirmó: “Nosotros tenemos ese tipo de necesidad de trabajo, somos aproximadamente 90.000 carros que estamos sustentando nuestros hogares con esto, le pedimos encarecidamente al Gobierno que nos colabore”.

Sin duda, para muchos, la decisión gubernamental de prohibir el servicio de Uber supone una contradicción mayúscula, dado que en Colombia, en noviembre de 2019, según el DANE, el desempleo llegó a la escandalosa cifra de 9,3%.

Así, con la suspensión de la plataforma Uber en Colombia, decenas de miles de personas quedan desempleadas.

Desde el estallido de la noticia, las críticas han pululado. Unas afirman que en Colombia las políticas comerciales no son favorables para la gestación de la industria tecnológica, y otras señalan las barreras legales para la inversión extranjera.

Pero, ¿cuál fue la razón de la abrupta despedida?

Durante su operación en el país, Uber ha recibido varias estocadas, entre ellas la Sentencia T-599 de 2017 de la Corte Constitucional, el Decreto 2297 de 2015 del Ministerio Transporte y la Resolución 040313 de 2016 de la Superintendencia de Puertos y Transporte. En esta última, la entidad gubernamental afirmó que “la plataforma tecnológica facilita la violación de las normas que regulan el servicio público terrestre automotor, una conducta tipificada en la Ley 105 de 1993”.

Pero, la estocada definitiva contra Uber vino hace poco, en diciembre de 2019, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio falló a favor de Cotech S.A. en una demanada por competencia desleal, según lo contenido en los artículos 8 y 18 de la Ley 256 de 1996.

Sin embargo, Colombia no es el único país que enfrenta desafíos legales al momento de lidiar con los espinosos conflictos comerciales, laborales y tributarios derivados del consumo colaborativo. Hoy, los embrollos que enredan a las plataformas tecnólogicas son un reto legal en el escenario internacional, en particular para el caso de Uber.

Entonces, ¿cuáles son los precedentes internacionales en lo que refiere a la prohibición o la regulación de plataformas digitales como Uber?

Durante los últimos años, en algunas naciones europeas como Alemania, Dinamarca, Turquía y Bulgaria, Uber tuvo que decir adiós por cuenta de un sinnúmero de disposiciones legales.

La despedida de Uber en Colombia se suma a otros duros golpes que en los últimos meses sufrió esta empresa norteamericana, como lo fueron la prohibición de la app en Alemania y en Londres.

En Alemania, un tribunal de primera instancia prohibió a Uber operar en la nación germana. ¿La razón? Según el órgano público, la compañía estadounidense carece de licencia para ofrecer servicios de transporte con coches de alquiler.

La despedida de Uber en Colombia se suma a otros duros golpes que en los últimos meses sufrió esta empresa norteamericana, como lo fueron la prohibición de la app en Alemania y en Londres.

Por otra parte, en el caso de Londres, en un comunicado la entidad gubernamental Transport For London afirmó que “Uber no es apta para tener una licencia”, y aseguró haber “identificado un patrón de fallos por parte de la compañía que incluye varias infracciones que pusieron en riesgo a los pasajeros y su seguridad”.

Sin embargo, en España se sentó un precedente relacionado con la regulación de Uber.

En su artículo “El lado oscuro del consumo colaborativo” —publicado el 13 de noviembre de 2019 en Habemus—, la abogada Viviana Riátiva Alarcón examinó las regulaciones que tendrán las empresas digitales en España en 2020. Al respecto, Riátiva reseñó que —en España— a Uber “se le exigirá un registro online a sus conductores de vehículos de alquiler, que dan servicio a las plataformas, a fin de verificar que son contratados previamente y no recogen a pasajeros en la vía pública o en grandes estaciones”.

Entre los temas que cuestionan el servicio de Uber, además de la competencia desleal y de las infracciones en contra de la normativa de transporte, hoy todavía queda en el tintero la discusión sobre la precarización laboral.

Así, contrario al vox populi, el debate sobre las aplicaciones digitales, el consumo colaborativo, la legislación de transporte y la competencia desleal, no es exclusivo de Colombia. Hoy, es una discusión neurálgica en la escena internacional.

Finalmente, los hechos presentados suscitan una pregunta: ¿En Colombia, la solución para enfrentar los retos legales que implican las plataformas tecnológicas es su prohibición?

Así, contrario al vox populi, el debate sobre las aplicaciones digitales, el consumo colaborativo, la legislación de transporte y la competencia desleal, no es exclusivo de Colombia. Hoy, es una discusión neurálgica en la escena internacional.