Cargando
Opinion

Los incendios forestales, ¿un círculo vicioso?

Por Habemus

Publicado el 20 de Enero de 2019.

En estos días, los internautas se enmudecieron al observar la fotografía de un grupo de canguros huyendo de las llamas. Además, se conmocionaron viendo el video que publicó el prestigioso periódico The Guardian, donde un aficionado registró el arribo de los incendios forestales a la Isla Canguro, una de las zonas de más alto endemismo en Australia, en la que ya, desde años atrás, la extinción acechaba a las especies del género de Sminthopsis, en especial al ratón marsupial fuliginoso (Sminthopsis fuliginosus), que fue declarado en peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Las fotografías y los videos que los medios de comunicación han publicado sobre el catastrófico incendio han sido desgarradores: miles de viviendas calcinadas, cientos de familias sin hogar abandonadas en medio de las playas, una manada de canguros que con sinigual prisa huye del fuego, un koala que se abalanza sobre un ciclista para suplicar un poco de agua y los cadáveres de un sinnúmero de marsupiales devorados por el fuego.

Pero, el incendio en Australia es solo la punta del iceberg. Desde 2019, los internautas han sido espectadores de una sucesión de historias trágicas que han tenido al fuego como su principal protagonista. Quizá, una de las más tristemente célebres fue el incendio de la Amazonía en Brasil, que consumió 2,5 millones de hectáreas. Además, en 2019, hubo otras conflagraciones arrasadoras en locaciones de España, Grecia, Indonesia, Turquía y Estados Unidos.

También, en 2019, el fuego devastó locaciones inusuales que gozan de poca atención en las redes sociales: los bosques árticos. En Siberia, 5,4 millones de hectáreas fueron consumidas por el fuego.

En su artículo “Siberia, Indonesia, la Amazonía: un mundo en llamas” —publicado el 30 de agosto de 2019 en The New York Times—, la reportera Kendra Pierre-Louis afirmó: “Puesto que los incendios están surgiendo en lugares donde antes eran inusuales, según advierten algunos investigadores, estos amenazan con contribuir a un círculo vicioso en el que los incendios forestales posiblemente aceleren el cambio climático al añadir a la atmósfera importantes cantidades de dióxido de carbono, un potente gas de efecto invernadero”.

Sin duda, el incremento de las emisiones de los gases de efecto invernadero que provienen de los incendios forestales y el aumento de la temperatura por cuenta del cambio climático, son crueles realidades que hoy tienen en vilo a la comunidad científica.

En efecto, en su blog, la NASA publicó el 9 de agosto de 2019 el artículo “Un futuro más seco crea las condiciones para más incendios forestales”, donde afirmó que: “Las sequías crean condiciones ideales para la formación de incendios. La falta de lluvia y la baja humedad secan la vegetación, proporcionando el combustible. Bajo estas condiciones, la chispa de un rayo, fallas eléctricas, un error humano o incendios premeditados pueden salirse rápidamente de control”.

Por otra parte, en su artículo científico “Climate changes and forest fires” — publicado en diciembre de 2000 en Science of The Total Environment—, Mike Flannigan y colaboradores investigaron sobre la relación entre los incendios, los bosques, el cambio climático y la actividad humana. De este texto emergen dos consideraciones importantes: la primera, los bosques dañados pueden ser más propensos al fuego y, con frecuencia, arden más intensamente debido al aumento de las cargas de fuego. Y, la segunda, el clima influye en el fuego, pero también el fuego puede influir en el clima.

Ya, en Australia, los incontrolables fuegos han devastado una extensión que supera la de Portugal y, con ello, un conjunto de especies endémicas quedó al borde de la extinción. Este hecho trágico es un grito de la naturaleza que implora medidas inmediatas para revertir el cambio climático. De no ser así, la biodiversidad y la humanidad quedarán a merced de una de las fuerzas naturales primarias: el fuego.

Lo anterior conduce a una pregunta: ¿En el mundo, los gobiernos y las multinacionales están trazando las acciones suficientes para la protección de los bosques y la prevención de los incendios forestales?