Cargando
Opinion

Los medios de comunicación digitales: cobrar o no cobrar, esa es la cuestión

Por Habemus

Publicado el 20 de agosto de 2019. Actualizado el 19 de Marzo de 2020.

A propósito de la «suspensión temporal» de revista Arcadia, la redacción de Habemus se preguntó: ¿aquellos que demandan la “independencia” de los medios de comunicación digitales estarían dispuestos a financiar modelos de ingresos como el crowdfunding o los planes de suscripción?

En abril de 2019, Fidel Cano Correa, director de El Espectador, se declaró sorprendido a raíz de las críticas que recibió por publicar en redes sociales una pauta publicitaria de la firma de abogados de Abelardo De La Espriella. En una breve alocución, Cano defendió a El Espectador y alegó la no interferencia entre el área editorial y la comercial.

El escándalo hace parte de una crisis mayor. Hoy, los lectores observan con sospecha la dependencia de los medios de comunicación de la pauta publicitaria. En parte porque, según estima la mayoría, la publicidad ha truncado el criterio y la independencia de los creadores de contenidos digitales.

Sin duda, en Colombia, nubes oscuras amenazan el modelo de negocio de los medios de comunicación, principalmente por su dependencia de la pauta publicitaria y el titubeo de los usuarios a la hora de adquirir planes de suscripción.

En el caso de la pauta publicitaria, la crisis se ha precipitado por la superlativa cuota del mercado que tienen Google y Facebook. En efecto, para finales de 2019, según WARC Global Advertising Trends, entre los dos titanes tecnológicos poseen el 60% del negocio de la publicidad digital a escala mundial.


También, lea el artículo: «La fiebre de los planes de suscripción».


En el caso de los planes de suscripción, según la firma privada Deloitte, el número de membresías digitales crecerá al menos 20% durante 2019. Por ello, la esperanza para medios de comunicación como Semana, El Espectador, El Tiempo y La República radicó en la suscripción.

Sin embargo, para muchos medios de comunicación digitales, la esperanza de lograr la sostenibilidad financiera a partir de suscripciones digitales empieza a desvanecerse. Pero, ¿cuál es la razón?

En marzo de 2020, una estocada mortal llego para el periodismo colombiano, cuando, en una entrevista con El Espectador, Sara Malagón Llano —editora de revista Arcadia— afirmó que, «la empresa había tomado la decisión de suspender temporalmente algunos proyectos, entre ellos Arcadia».

En efecto, quizá, las vicisitudes financieras de los medios de comunicación digitales se han acentuado por cuenta de la crisis económica derivada del Covid-19, pues, las editoriales han experimentado una caída libre en la pauta publicitaria y en los proyectos editoriales.

Ante esta infausta situación, la redacción de Habemus se hizo una pregunta. Por redes sociales, los lectores de medios de comunicación claman por la independencia y el rigor en la creación de contenidos digitales. Pero, ¿aquellos que demandan un “periodismo independiente” estarían dispuestos a financiar modelos de ingresos como el crowdfunding, la venta de merchandising o los planes de suscripción?