Cargando
Opinion

No hay enemigo pequeño

Por Habemus

Publicada el 26 de agosto de 2019.

En su artículo “How Mosquitos Have Shaped What We Eat and Drink”, Timothy C. Winegard —PhD de la Universidad de Oxford— catalogó al mosquito como nuestro depredador más mortífero. La razón de ello es que, en los últimos años, los investigadores han sugerido que el diminuto insecto ha sido responsable de la muerte de aproximadamente 54 mil millones de personas durante la historia de la humanidad.

Un ejemplo de lo anterior es el minúsculo animal Aedes aegypti, vector de transmisión de mortíferas enfermedades como la fiebre amarilla, el Zika, el dengue y la chikungunya.

Según Winegard, los mosquitos han influido sobre el curso de la historia de la humanidad al decidir el destino de los imperios y las naciones. Un ejemplo de lo anterior fue la influencia de los diminutos insectos en el balance final de algunas luchas armadas, incluyendo la Revolución Americana y la Guerra de Secesión. Según Winegard, en 2018 las enfermedades transmitidas por mosquitos causaron “aproximadamente 830.000 muertes, superando con creces a cualquier otro animal como el asesino más efectivo de los humanos”.

En Brasil, el Aedes aegypti originó entre 2015 y 2016 un brote de Zika sin precedentes. Como consecuencia, miles de bebés nacieron con el síndrome congénito de Zika (CZS, por sus siglas en inglés), que se traduce en una serie de limitaciones físicas, entre ellas la microcefalia. Los tristes relatos de algunas de las madres sobre el síndrome fueron reunidos en octubre de 2018 en el reportaje Virus del Zika en Brasil —elaborado por la British Broadcasting Company (BBC)—, y en el documental “Zika: historia de una epidemia” —producido por la Deutsche Welle—.

En 2018, la amenaza se asomó de nuevo: en noviembre la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta para América Latina y recomendó implementar acciones para evitar la transmisión del dengue.

Tras las advertencias de la OMS, el Ministerio de Salud y Protección Social (MinSalud) diseño el Plan de Contingencia Dengue 2019. Pese a ello, el Instituto Nacional de Salud (INS) reportó que en enero del presente año hubo mayúsculos brotes en Norte de Santander, Meta, Antioquia, Tolima, Córdoba, Cesar, Huila y Santander.

En efecto, en marzo de 2019, Juan Pablo Uribe Restrepo —jefe del MinSalud— hizo un balance poco optimista de la campaña ‘Córtale las alas al dengue’ e invitó a los gobiernos departamentales a tomar medidas para revertir el incremento de casos.

En Colombia, los habitantes de 951 municipios están en riesgo latente de contraer enfermedades transmitidas por mosquitos. En cifras, peligran 28 millones de individuos.

Lo anterior nos conduce a formular una pregunta. En realidad, ¿el Ministerio de Salud y Protección Social ha diseñado planes permanentes para el monitoreo y el control vectorial del Aedes aegypti en zonas de riesgo?